La comodidad presupone satisfacción en la operatividad y el confort, en la satisfacción anatómica. Un "elemento" es cómodo cuando es fácil de usar. Es confortable cuando su uso nos causa satisfacción. Así pues, hay muebles cómodos que no son confortables y viceversa. Y, obviamente, en ningún caso son ergonómicos. En INMOBARTE procuramos encontrar el mueble, la silla o el mueble útil para sus necesidades que mejor se adecue a la operatividad a la que se quiere destinar, es decir, que sea cómoda. Y también que sea confortable, que se adapte, satisfactoriamente, a la anatomía de su usuario y su labor.

Archivo

archivo1
archivo2
archivo3
archivo4
archivo5
archivo6
archivo7